Federación Mujeres Jóvenes

Mujeres Jóvenes - Ir a inicio

Nuestra lucha - A quién le importa lo que yo haga

CONTENIDO ENCICLOPÉDICO SEXUALIDAD

ÍNDICE

BLOQUE 1: ANATOMÍA Y FISIOLOGÍA SEXUAL (entregado 28 de febrero)

ANATOMÍA

 ANATOMÍA SEXUAL MASCULINA
 ANATOMÍA SEXUAL FEMENINA
 ZONAS ERÓGENAS (documento ampliado en esta entrega)

FISIOLOGÍA

 RESPUESTA SEXUAL HUMANA
 EL PAPEL DE LAS HORMONAS SEXUALES
 ANATOMÍA Y FISIOLOGÍA DEL PLACEL


BLOQUE 2: DESARROLLO PSICOSEXUAL

INFANCIA
 CARACTERISTICAS DE LA INFANCIA

Anatómicas y Fisiológicas
Psicosociales

ADOLESCENCIA

 CARACTERISTICAS DE LA ADOLESCENCIA

Anatómicas y Fisiológicas
Psicosociales
Sexuales

ADULTEZ

 ADULTEZ JÓVEN

Características de la adultez joven
Anatómicas y Fisiológicas
Psicosociales
Sexuales


 ADULTEZ MEDIA

Características de la adultez media
Anatómicas y Fisiológicas
Psicosociales
Sexuales
 SENECTUD

Características de la senectud
Anatómicas y Fisiológicas
Psicosociales
Sexuales


BLOQUE 3: CONSTRUCCIÓN DE LA IDENTIDAD SEXUAL

SEXO. ¿QUÉ SOMOS?

 ALTERACIONES EN LA DIFERENCIACIÓN SEXUAL.

Síndrome de Klinefelter
Síndrome de Turner
Hermafroditismo
GENERO ¿QUIENES SOMOS?

 PROCESO DE SOCIALIZACIÓN DEL ROL DE GÉNERO.

Prenatal
Dos primeros años
De los 2 a los 6 años de edad
De los 7 a los 12 años
La adolescencia
La edad adulta

 ROLES DE GÉNERO Y CONDUCTA SEXUAL

 TRASTORNO EN LA IDENTIDAD DE GÉNERO. TRANSEXUALIDAD


ERÓTICA: ¿CÓMO EXPRESAMOS NUESTRA SEXUALIDAD?

 ORIENTACIÓN DEL DESEO

AMATORIA ¿CÓMO ES NUESTRA CONDUCTA SEXUAL?

 TRASTORNOS EN LA CONDUCTA SEXUAL. PARAFILIAS.

SEXUALIDAD: ¿CÓMO NOS VIVIMOS?

BLOQUE 4: SEXUALIDAD REPRODUCTIVA CICLO MENSTRUAL

 FASE FOLICULAR
 FASE DE OVULACIÓN
 FASE LUTEÍNICA

FECUNDACIÓN

EMBARAZO

 TENER EN CUENTA DURANTE EL EMBARAZO
 DESARROLLO DEL EMBARAZO
 EMBARAZO Y SEXUALIDAD
 EL PAPEL DEL PADRE DURANTE EL EMBARAZO
 MADRES SOLTERAS
 COMPLICACIONES EN EL EMBARAZO
 EXPLORACIONES DURANTE EL EMBARAZO

PARTO

 CAMBIOS FISIOLÓGICOS
 SIGNOS Y SÍNTOMAS
 FASES DEL PARTO
 ANESTESIA EPIDURAL
 MONITORIZACIÓN
 COMPLICACIONES DURANTE EL PARTO
 TEST DE APGAR
 EL PAPEL DEL PADRE DURANTE EL PARTO POSPARTO
 SEXUALIDAD
 DEPRESIÓN POSPARTO

ABORTO

 ABORTO ESPONTÁNEO
 INTERRUPCIÓN VOLUNTARIA DEL EMBARAZO

INFERTILIDAD Y ESTERILIDAD

 INFERTILIDAD
 ESTERILIDAD
 CUANDO ACUDIR AL ESPECIALISTA
 DIAGNÓSTICO
 TRATAMIENTO
 CONSECUENCIAS PSICOLÓGICAS
 RELACIONES SEXUALES


BLOQUE 5: MÉTODOS ANTICONCEPTIVOS (entregado el 28 de febrero)

MÉTODOS MECÁNICOS O DE BARRERA


 PRESERVATIVO MASCULINO
 PRESERVATIVO FEMENINO
 DIAFRAGMA
 D.I.U

METÓDOS QUÍMICOS Y HORMONALES

 PÍLDORA
 INYECCIONES HORMONALES
 IMPLANTE HORMONAL
 ESPERMICIDA

METODOS QUIRÚRGICOS

 VASECTOMÍA
 LIGADURA DE TROMPAS


ANTICONCEPCIÓN DE EMERGENCIA

 PÍLDORA DEL DÍA DESPUÉS

MÉTODOS NATURALES

 DEL RITMO O DE OGINO
 DE LA TEMPERATURA BASAL
 BILLINGS O DEL MOCO CERVICAL
NO SON METODOS ANTICONCEPTIVOS

 COITO INTERRUMPIDO
 LAVADOS VAGINALES
 LACTANCIA PROLONGADA
 DURANTE LA MENSTRUACIÓN


BLOQUE 6: ENFERMEDADES DE TRANSMISIÓN SEXUAL (entregado el 28 de febrero)

SÍFILIS

GONORREA

CHLAMYDIA

CHANCRO

CÁNDIDA

TRICOMONAS

LADILLAS

HERPES GENITAL

CONDILOMAS

HEPATITIS

SIDA


BLOQUE 7: RELACIONES DE PAREJA

ASPECTOS CLAVES EN LA RELACION DE PAREJA


 ESTRUCTURA
 CONVIVENCIA
 INTIMIDAD

LA COMUNICACIÓN EN LA PAREJA

 TIPOS DE COMUNICACIÓN
 CANALES UTILIZADOS EN LA COMUNICACIÓN
 ALGUNOS ASPECTOS PARA FAVORECER UNA BUENA COMUNICACIÓN DE PAREJA
 LA IMPORTANCIA DE LA COMUNICACIÓN NO VERBAL Y PARALINGUÍSTICA EN LA PAREJA

ADOLESCENCIA Y PAREJA

EL AMOR

SEXUALIDAD Y PAREJA

 ALGUNAS CLAVES PARA MEJORAR LA SEXUALIDAD EN LA PAREJA

SEPARACION Y DIVORCIO

LOS CELOS

INFIDELIDAD


BLOQUE 8: SALUD SEXUAL

INFLUENCIA DE ALGUNAS ENFERMEDADES EN LA SEXUALIDAD

 ENDOCRINOPATÍAS
 CARDIOPATÍAS
 PATOLOGÍAS NEUROLÓGICAS
 CÁNCER
 ENFERMEDADES PSIQUÍATRICAS
 INFECCIONES

FÁRMACOS Y SEXUALIDAD

DROGAS Y SEXUALIDAD

 ALCOHOL
 ANFETAMINAS
 CANNABIS
 COCAÍNA
 NICOTINA
 OPIÁCEOS
 DROGAS DE DISEÑO
 NITRATO DE AMILO
SEXUALIDAD Y ESTRÉS

 ¿QUÉ ES EL ESTRÉS?
 SEXUALIDAD
 TÉCNICAS PARA CONTROLAR Y MODIFICAR LA ACTIVACIÓN FISIOLÓGICA DEL ESTRÉS

SEXUALIDAD Y HABILIDADES SOCIALES

 COMUNICACIÓN
 HABILIDADES SOCIALES
 AUTOESTIMA


BLOQUE 9. DISFUNCIONES SEXUALES

DEFINICIÓN

CAUSAS

TRATAMIENTO

CLASIFICACIÓN

 TRASTORNOS DEL DESEO SEXUAL
 TRASTORNOS DE LA EXCITACIÓN SEXUAL
 TRASTORNOS ORGÁSMICOS
 DISFUNCIONES SEXUALES POR DOLOR


BLOQUE 10: CONDUCTA SEXUAL

LA CONDUCTA SEXUAL

MASTURBACIÓN

 MASTURBACIÓN FEMENINA
 MASTURBACIÓN MASCULINA
 MASTURBACIÓN MUTUA

BESOS

CARICIAS

MASAJES ERÓTICOS

COITO VAGINAL

 POSTURAS

COITO ANAL

SEXO ORAL

LAS FANTASIAS SEXUALES

INTRODUCCIÓN

Desde la federación Mujeres Jóvenes hemos querido hacer una recopilación por temas de aquellas preguntas que reflejan de alguna manera el grueso de las inquietudes, dudas y temores de las jóvenes y los jóvenes que nos han consultado a través de nuestro servicio de preguntas y respuestas on line.

La mayoría de personas que nos han consultado tienen entre 18 y 22 años y ha habido tanto numero de hombres como de mujeres aunque sus preguntas e inquietudes reflejan de manera muy marcada las educación sexual diferenciada que hemos recibido unas y otros. Consideramos que el anonimato ha favorecido no sólo la gran participación sino a los contenidos de las preguntas lo que ha puesto de manifiesto la presencia importante aún de estereotipos y mitos que parecían poder estás superados.

ANATOMÍA Y FISIOLOGÍA

BLOQUE 1: ANATOMÍA Y FISIOLOGÍA SEXUAL

Los órganos genitales al igual que el resto del cuerpo, crecen y se desarrollan a lo largo de nuestra vida, produciéndose los mayores cambios desde nuestro nacimiento hasta la pubertad.

Su función es básicamente la de darnos placer y facilitar la reproducción.

ANATOMÍA SEXUAL MASCULINA

 Genitales externos:
- Escroto.
- Pene:
- Raíz.
- Cuerpo.
- Glande.
- Perineo.


 Genitales internos:
- Testículos.
- Epidídimo.
- Conductos deferentes.
- Vesículas seminales.
- Próstata.
- Glándulas de Cowper.
- Uretra.


GENITALES EXTERNOS:

Escroto (del lat. Scrotum)

Es la bolsa externa que contiene los testículos. Está dividida en dos mitades desiguales, la izquierda suele descender más abajo que la derecha.

La piel del escroto es muy sensible y se contrae (los testículos se elevan contra el perineo) bajo la acción del frío, en el transcurso del coito, etc.

Su función es mantener a los testículos a temperatura inferior a la del resto del cuerpo para que los espermatozoides producidos en ellos puedan madurar.



Pene (del lat. Penis)

Esta compuesto de raíz, cuerpo y glande.

La raíz y el cuerpo están constituidos por tejidos erectiles que bajo el influjo del sistema nervioso, aumentan de tamaño, grosor y dureza debido al flujo de sangre que reciben. Esto es lo que se denomina erección, que se puede producir por estímulos de distintas clases y a través contactos voluntarios o involuntarios

En la erección todos los penes alcanzan aproximadamente las mismas dimensiones, no existiendo ningún tipo de relación entre el tamaño del pene y la capacidad reproductora o la gratificación sexual.

El glande (del lat glandis: Bellota) es la punta del pene. Está cubierta por el prepucio (pliegue de la piel del pene) y posee muchas terminaciones nerviosas. En él se encuentra el orificio de la uretra.

El prepucio es elástico y está sujeto a la parte inferior del glande por el frenillo. Cuando el pene esta en erección el glande queda al descubierto.

En ocasiones el prepucio carece de elasticidad o es demasiado estrecho no permitiendo la total salida del glande, es lo que se llama Fimosis (del gr. Phimosis: bozal). Se soluciona con una sencilla intervención quirúrgica que consiste en la escisión total o parcial del prepucio (circuncisión). Esta intervención no tiene ninguna repercusión en la vida sexual ni reproductiva del varón.

Las funciones del pene son tres:

- Urinaria.
- Reproductora.
- Sexual.


Perineo

Es una región de la piel exenta de vello que se extiende desde el escroto hasta el ano. Contiene numerosas terminaciones nerviosas y es una zona importante de estimulación sexual.

GENITALES INTERNOS:

Testículos (del lat. Testiculus)

Situados en el interior del escroto, son unas glándulas ovoides de color blanco azulado.

Este órgano es el productor de espermatozoides y posee además una función hormonal dando lugar a la testosterona, interviniendo en el desarrollo corporal y psíquico masculino.

A partir de la pubertad, los testículos del varón producen continuamente espermatozoides, esta producción se debilita con el curso de los años y puede variar por causas como la fatiga, la ansiedad, enfermedades, etc.

Epidídimo (de Epi: Encima y del gr. Dídymos: testículos)

Es un pequeño cuerpo grisáceo situado en la parte superior del testículo. Su terminación se prolonga por un canalillo muy fino y muy largo llamado conducto deferente.

La función del epidídimo es almacenar los espermatozoides producidos en los testículos, seleccionándolos y aportándoles sustancias nutritivas.

Conductos Deferentes

Van desde el epidídimo hasta las vesículas seminales, a la altura de éstas últimas el conducto deferente se ensancha de modo considerable y forma lo que se conoce como ampolla deferente.

La función del conducto es asegurar la progresión de los espermatozoides hacia la uretra, a su vez, la ampolla deferente almacena los espermatozoides en el intervalo entre eyaculaciones.

Vesículas Seminales

Antiguos estudios anatómicos indicaban erróneamente que los espermatozoides se acumulaban en ellas, de ahí viene su nombre. Realmente la función de éstas glándulas no es el almacenamiento de esperma, sino el aporte de sustancias como fructosa y otros nutrientes que se segregan en el conducto eyaculador, cuya función es estimular el movimiento de los espermatozoides y protegerlos.

El conducto eyaculador es el nombre que recibe el conducto deferente desde la vesícula seminal hasta la uretra.

Próstata (del gr. Prostates)

Es un órgano glandular con forma de castaña que rodea el cuello de la vejiga y una porción de la uretra.

Empieza a desarrollarse en la pubertad aumentando su tamaño. Si este es excesivo se puede producir una compresión en la uretra que se traduce en dificultades para orinar e incluso disfunciones en la erección y la eyaculación, fundamentalmente en la tercera edad.

Su función es segregar las sustancias (calcio, ácido cítrico, etc) que formarán el semen.

El semen (del lat. Semen: semilla), es un liquido blanquecino y espeso que contiene normalmente espermatozoides producidos por los testículos (entre 60 y 100 millones por centímetro cúbico), secreciones del epidídimo, de las vesículas seminales y de la próstata.

La producción de semen es continua, si no se evacua por coito o masturbación se expulsa automáticamente durante las poluciones nocturnas (eyaculaciones durante el sueño).

A partir de la próstata, el camino que siguen los espermatozoides hacia el exterior es el mismo que el de la orina.

Glándulas de Cowper

Están situadas debajo de la próstata. Su función es segregar un líquido que neutraliza los residuos de la acidez normal de la orina existentes en la uretra, preparando así el paso del semen. Antes de la eyaculación aparece este líquido, denominado preeyaculatorio, que puede contener espermatozoides.

Uretra (del gr. Oureín: orinar)

Es el conducto que lleva la orina desde la vejiga hasta el meato uretral y el semen del conducto eyaculador hasta el exterior (eyaculación). Debido a que el varón no puede expulsar orina y semen al mismo tiempo existen unas válvulas que cierran o abren una de las dos vías.

La Eyaculación es la expulsión del semen por el meato uretral gracias a una serie de contracciones involuntarias. Las primeras son muy intensas decreciendo paulatinamente en intensidad y frecuencia hasta desaparecer.


ANATOMÍA SEXUAL FEMENINA

 Genitales externos o vulva:
- Monte de Venus.
- Labios Mayores.
- Labios Menores.
- Clítoris.
- Meato urinario.
- Perineo.
- Entrada Vaginal o Introito vaginal.

 Genitales internos
- Vagina.
- Útero o Matriz.
- Trompas de Falopio.
- Ovarios.


GENITALES EXTERNOS

El conjunto de los órganos genitales externos de la mujer se denomina vulva (del lat. Vulva.
cobertura). Los órganos genitales femeninos son menos visibles que los del varón debido al lugar en el que se encuentran. Están situados entre los muslos, en la parte baja del tronco.

La vulva está formada por:

Monte de Venus o Pubis (del lat. Mons Veneris: monte venerado)

Se encuentra en la base del abdomen, en la parte superior de la vulva y marca el comienzo de los genitales externos.

Está constituido por tejido adiposo formando una especie de almohadilla y protegido por vello púbico. Posee muchas terminaciones nerviosas y su estimulación por frotamiento y/o presión puede resultar placentera.

Labios mayores

Son dos pliegues situados a ambos lados de la vulva, parcialmente cubiertos de vello y formados por tejido adiposo. Su cara interna, sin vello, está cubierta por una mucosa rosada y glándulas sebáceas. La cara externa, con vello, es más rugosa y está formada por glándulas sudoríparas y sebáceas. Si no hay excitación los labios mayores generalmente se encuentran superpuestos, protegiendo la uretra y la vagina.

En la parte gruesa de los labios mayores, bordeando la entrada vaginal, se encuentran las Glándulas de Bartolino que contribuyen a la lubricación vaginal, secretando unas gotas de mucosidad bastante espesa durante el proceso de excitación sexual. No pueden observarse a simple vista ni palparse en estado normal inflamándose en el caso de que existan infecciones.

Labios menores

Son dos pliegues verticales situados por dentro de los labios mayores. Son más finos, rosados, sin vello y rellenos de tejido esponjoso. Tienen un gran número de terminaciones nerviosas y abundancia de pequeños vasos sanguíneos.

En su parte superior (encima del clítoris) se unen formando el capuchón del clítoris o prepucio. Generalmente uno es mayor que otro y su tamaño suele aumentar con la edad. Protegen la entrada de la vagina y el meato urinario. Su estimulación puede ser placentera.

Clítoris

Se encuentra entre los labios mayores y menores. Está formado por un cuerpo interno compuesto a su vez de dos cuerpos cavernosos y uno esponjoso. Su parte visible llamada glande está situada bajo el capuchón del clítoris.

En él hay multitud de terminaciones nerviosas (más que en ninguna otra parte del cuerpo) y está formado por tejido eréctil. Ante la estimulación, el clítoris sufre una erección similar a la del pene, asomando fuera del capuchón que lo cubre y experimentando cambios de tamaño y consistencia.

El tamaño y la apariencia del clítoris varía de unas mujeres a otras sin que exista una relación directa entre éste y el placer sexual. Su única función es la de concentrar y acumular sensaciones sexuales y placer erótico.

Meato urinario

No es un órgano específicamente sexual pero se localiza en la vulva. Es un orificio situado debajo del clítoris y encima de la entrada vaginal, por donde sale al exterior la orina.

Perineo

Es una región de la piel exenta de vello que se extiende desde la parte inferior de los labios hasta el ano. Contiene numerosas terminaciones nerviosas y es una zona importante de estimulación sexual.


Entrada vaginal o Introito Vaginal

Marca el principio de la vagina y en él se encuentra el himen.

El Himen es un delgado pliegue membranoso que separa la vulva de la vagina. Presenta un orificio en su centro (en algunas mujeres puede presentar dos o más) para permitir la salida de la menstruación al exterior. De manera muy excepcional puede carecer de este orificio, por lo que sería necesaria una sencilla intervención quirúrgica.

Normalmente sufre modificaciones, ensanchándose o desgarrándose en el curso de la primera relación sexual con penetración, aunque puede romperse por múltiples razones (montar a caballo, en moto, hacer gimnasia, etc.) e incluso en algunos casos, puede ser muy elástico y no romperse con la penetración vaginal.

La rotura del himen no es sinónimo de pérdida de virginidad y no tiene por qué ir acompañado de hemorragias ni dolor. La mayoría de las veces este hecho está más relacionado con la tensión del momento, falta de relajación, escasa lubricación, etc.


GENITALES INTERNOS

Son aquellos órganos que se encuentran en el interior del cuerpo femenino, en la parte baja del vientre. Estos órganos hacen posible, junto con algunas hormonas y otros elementos, la reproducción y el ciclo menstrual.

Vagina (del lat.vagina: vaina)

Es un órgano muscular con una gran capacidad de contracción y expansión, formado por dos paredes elásticas que normalmente se encuentran juntas.

Comienza en la entrada vaginal y finaliza en el cuello del útero. Está dotada de una flora microbiana que la protege contra gérmenes y sus paredes están cubiertas de mucosidad, fundamental en la lubricación vaginal.

Es bastante pobre en terminaciones nerviosas por lo que no es especialmente sensible ante la estimulación directa.

Por la vagina pasan el flujo menstrual, los espermatozoides en una relación sexual con penetración y el bebé en un parto sin cesárea.

En el interior de la vagina se encuentra el denominado Punto G. Éste fue descrito por primera vez por el Doctor Granfenberg y de ahí viene su nombre. Hace referencia a una zona de aproximadamente un centímetro situada en la parte anterior de la vagina. Su estimulación puede desencadenar una sensación particularmente intensa y dar origen a una secreción diferente que viene directamente de la uretra, por este motivo, algunas mujeres ante su estimulación pueden sentir ganas de orinar.

Útero o Matriz (del lat. Matrix: madre)

Es un órgano hueco de estructura muscular situado detrás de la vejiga. Tiene el tamaño de un puño cerrado y forma de pera invertida, presentando así dos partes diferenciadas, cuerpo del útero (parte más ancha)y cuello o cervix (parte más estrecha).

El cuerpo del útero está formado por:

o Miometrio, fibras musculares que se contraen de manera involuntaria.

o Endometrio, es el revestimiento mucoso del útero. Su espesor varía durante el ciclo menstrual. En el caso de que no halla fecundación, se elimina fuera del cuerpo a través de la menstruación.

La principal función del útero es la de nutrir y contener al embrión y al feto durante su desarrollo.

El cuello del útero tiene forma de saliente redondeado y puede ser visto por un/a ginecólogo/a con la ayuda de un espéculo. En su parte central se encuentra el canal cervical, es un orificio que se comunica con la vagina y está cubierto por una mucosa rica en glándulas secretoras que producen el moco cervical.

Tanto el tamaño del cuello del útero y del orificio cervical, como el aspecto del moco cervical, pueden modificarse a causa de los partos o infecciones.

Trompas de Falopio

Son dos estructuras en forma de tubo, delgadas y situadas a ambos los lados del útero por encima de los ovarios.

La parte localizada más cerca del ovario se ensancha presentando forma de embudo, sus bordes están dentados y como abrazando al ovario. En el centro, donde se encuentra el orificio de entrada a la trompa, existen numerosos pliegues mucosos recubiertos de células que favorecen la progresión del óvulo.

En el caso de que sea posible un embarazo será aquí donde se produzca la fecundación. Su función es la de recoger y transportar el óvulo permitiendo que éste pase del ovario al útero.

Ovarios

Son dos estructuras abdominales aproximadamente del tamaño de una almendra. Se encuentran a ambos lados del útero suspendidos de unos ligamentos que los nutren y los ponen en contacto con las trompas de Falopio.

Su color es blanco nacarado aunque según el momento del ciclo en el que se encuentren pueden presentar un tono azulado o una superficie amarilla.

Están formados por abundantes vasos sanguíneos y pequeñas aglomeraciones de células o folículos que rodean a los óvulos (célula reproductora femenina que se encuentra en los ovarios). Desde el nacimiento hay alrededor de cuatrocientos mil óvulos entre los dos ovarios De éstos, sólo un número reducido (unos doscientos cincuenta mil) alcanzarán la madurez e irán liberándose a lo largo de la vida de la mujer hasta la menopausia, a través de la menstruación una vez al mes.

Los ovarios tienen dos funciones fundamentales:

- La ovulación o secreción externa de óvulos.
- La producción y secreción interna de foliculina y hormonas (progesterona y testosterona)


ZONAS ERÓGENAS

Generalmente se dice que las zonas erógenas masculinas son, ante todo, el glande, la zona ventral del pene y perineo. Y en la mujer todos los elementos de la vulva, particularmente el clítoris.

Sin embargo, además de las zonas genitales también pueden ser erógenas otras partes del cuerpo (ano, zona interior de los muslos, aréolas mamarias, cuello, boca, etc) ya que éste en su totalidad, es el órgano que nos permite expresar y sentir placer, es el vehículo a través del cual nos relacionamos a nivel sexual.

No es bueno obsesionarse con las zonas eróticas ya que todo el cuerpo, de forma natural, reacciona positivamente al contacto y a la estimulación sexual. En general, reaccionamos a estímulos muy variados: táctiles, visuales, verbales, etc.

Cuando una persona resulta atractiva provoca deseos de besarla, acariciarla, tocarla, etc. que es fundamental para aumentar el contenido erótico que le damos a su cuerpo. Otras veces, ésta nos resulta atractiva en sí mismo sin que conozcamos nada más de la persona porque se asemeja a nuestra idea de lo bello o deseado pero la gran mayoría de las veces, es el conjunto de la persona con sus gestos, manera de ser, de hablar, de comportarse, lo que va cargando de connotaciones eróticas ese cuerpo.

Lo que no ocurre casi nunca es que un cuerpo resulte atractivo por su pene o su vagina de manera aislada y sin embargo son las partes que más pueden llegar a obsesionar en una relación sexual, concentrando allí la gran mayoría de las caricias, besos, etc. olvidándose que el resto del cuerpo es capaz de sentir y dar placer.

Cuando se mantienen relaciones sexuales hay cosas que gustan más o menos, caricias que producen más placer, días que apetecen más, etc. y todo esto hay que descubrirlo, reconocerlo y expresarlo.

Cada cultura y cada momento histórico marcan lo que algunos denominan Códigos Eróticos, es decir, aquello que se considera “normal” a nivel erótico. Nuestra cultura ofrece un carácter muy restringido y perjudicial para el desarrollo de nuestro cuerpo en este sentido. Los medios de comunicación y la publicidad proponen unos cuerpos de unas determinadas dimensiones, formas, tamaños y nos presentan un modelo de lo atractivo y deseado.

Éstos modelos no recogen la variedad de cuerpos con los que se convive. Esto puede hacer que en ocasiones se infravalore la capacidad de provocar deseo, creando sentimientos de incomodidad ante la desnudez en momentos de intimidad y condicionando lo que resulta atractivo de las demás personas.

Las relaciones sexuales se ven influenciadas en gran medida por todo lo mencionado, limitando nuestra capacidad de disfrutar, de dar y recibir placer, inhibiendo y a veces incluso frustrando. Vivir con la globalidad del cuerpo y entender que es cuando lo tocamos, lo mimamos, lo besamos, etc., cuando alcanza su esplendor en sentido erótico, nos puede ayudar a disfrutar de una manera más satisfactoria de nuestra sexualidad.


RESPUESTA SEXUAL HUMANA

Para hablar de respuesta sexual humana debemos hacer referencia a aspectos psicológicos, emocionales y fisiológicos que interrelacionan dando lugar al deseo sexual, la excitación , el orgasmo, el placer, etc., es decir, al conjunto de experiencias que pueden aparecer a lo largo de la respuesta sexual.

Puede producirse desde cualquier parte del cuerpo, no es imprescindible la estimulación directa del pene o la vulva ya que el cuerpo puede verse estimulado por sonidos, miradas, olores, fantasías, etc.

Las personas interpretan de forma muy diferente sus respuestas sexuales e incluso desarrollan comportamientos muy distintos. Pero a pesar de todas esas diferencias, la forma en la que en esencia responde el organismo ante la excitación es más o menos la misma, intervienen las mismas partes y su actuación es similar.

Hay muchos autores que han investigado la respuesta sexual humana, una de las aportaciones más interesantes fue la de Masters y Johnson que estudiaron y describieron el ciclo de respuesta sexual, tanto en el varón como en la mujer, en cuatro etapas bien definidas: excitación, meseta, orgasmo y resolución.

Algunos de los resultados de estos autores han sido reconsiderados y discutidos. Actualmente se considera que hay que hacer un mayor hincapié en la importancia de los aspectos subjetivos (de tipo cognitivo y afectivo) y su interrelación con los procesos fisiológicos.

Deseo Sexual

El deseo no puede reducirse a una fase previa a la excitación y al orgasmo, ya que está presente a lo largo de todo el ciclo de la respuesta sexual humana y puede aumentar o disminuir e incluso desaparecer durante un relación sexual.

La estimulación física (caricias, besos, etc.) o psíquica (fantasías, sueños, pensamientos, presencia de una persona por la que se siente atracción, etc.) pueden favorecer la aparición del deseo, aumentando considerablemente la capacidad de nuestro cuerpo para reaccionar ante dichos estímulos.

Siempre hay que tener en cuenta la disposición emocional y cognitiva que permite a la persona sentirse receptiva a los estímulos sexuales, como: cansancio, estado de animo, miedo al embarazo, etc.

Excitación sexual

En el varón la excitación se manifiesta por: erección del pene, elevación de los testículos, erección de los pezones y expulsión del liquido preeyaculatorio.

La erección en el varón no es algo instantáneo, ni obligado una vez que se presenta un estímulo sexual, sino que en muchos casos es necesario un tiempo para que progresivamente se vaya produciendo. Es más, el ritmo de la erección del pene puede cortarse como consecuencia de distracciones, preocupaciones, miedo a perder la erección, etc.

En la mujer la excitación sexual se manifiesta por: erección del clítoris, lubricación vaginal, aumento de la longitud de la vagina, engrosamiento de los labios vulvares, erección de los pezones y aumento del tamaño del pecho.

La lubricación vaginal (cantidad, densidad y olor) es muy diferente de una mujer a otra e incluso en una misma mujer en distintos momentos.

Tanto en el varón como en la mujer aumenta el ritmo cardiaco y respiratorio, la piel se enrojece haciéndose más sensible a las caricias. Apenas existen diferencias en la curva de excitación entre ellos.

Puede ocurrir que la estimulación no sea adecuada y la respuesta sexual quede aquí cortada y no siga adelante.

Orgasmo

Se caracteriza por la aparición de contracciones musculares rápidas y sensaciones placenteras que posteriormente dan paso a una relajación progresiva.

No podemos dar una definición exacta de orgasmo en cuanto a intensidad de sensaciones y duración ya que éste es vivido por cada persona de forma diferente. La intensidad de cada uno/a depende de variables como el momento del día, el estado de ánimo, la práctica sexual, etc. Algunos orgasmos son intensos y agitados, otros moderados y tranquilos pero esto no tiene por qué condicionar el placer.

Todavía hay quien piensa que lo ideal es que la pareja consiga el orgasmo simultáneamente. La evidencia actual es que esto es absolutamente innecesario, y que lo mejor es no preocuparse por ello. Como dice Josep Vicent Marques: “Es hermoso asistir al orgasmo del otro. Es hermoso que el otro se complazca en tu orgasmo. Recuerde que sólo en el ejército y en las cadenas de montaje todo el mundo hace lo mismo al mismo tiempo”.

Después del orgasmo hay una progresiva pérdida de tensión general y vuelven las estructuras biológicas al estado en el que se encontraban durante la preexcitación. Algunos autores han considerado esta fase como de resolución o de satisfacción ya que proporciona tanto al varón como a la mujer una sensación de relajación y un estado subjetivo de bienestar.

Si no se ha conseguido el orgasmo pero la excitación ha sido intensa la resolución es más lenta.

En los varones puede aparecer una sensación de presión y dolor en los testículos, que es posible aliviar con eyaculaciones de forma espontánea (poluciones nocturnas) o bien mediante masturbación.

En las mujeres, al mantenerse la vasoconstricción, puede generar una sensación de malestar o presión en la pelvis, tanto más cuanto más altos hayan sido los niveles de excitación.

Masters y Johnson llegaron a la conclusión que mientras en el varón tiene un periodo de recuperación más o menos largo entre la obtención de un orgasmo y la posibilidad de conseguir otro (periodo refractario), la mujer tiene capacidad multiorgásmica, es decir, que un orgasmo puede suceder a otro sin necesidad de un período de recuperación. Pero para que la mujer tenga varios orgasmos deben darse dos factores: la continuación de la estimulación sexual efectiva e interés sexual.

Las enfermedades como diabetes, hipertensión, alcoholismo, tumores, etc., así como el paso de la edad, pueden afectar a la propia respuesta sexual. Pero aunque se produzcan cambios físicos importantes, ninguno es tan clave como para impedir continuar intensamente con la actividad sexual.

EL PAPEL DE LAS HORMONAS SEXUALES

Para que la cadena de la respuesta sexual funcione coherentemente es necesaria la acción de las hormonas. Éstas son agentes químicos segregados por las glándulas endocrinas a la sangre. No obstante, la relación entre hormonas y conducta sexual es muy compleja.

Las hormonas sexuales son fundamentalmente de tres tipos:

- Andrógenos.
- Estrógenos.
- Progesterona.


Andrógenos

Son las hormonas sexuales masculinas que incluyen entre otras a la testosterona. En los varones son segregadas por los testículos, y en las mujeres por los ovarios. Aunque son secretados en mayor cantidad por los varones.

Al igual que todas las demás hormonas, su actividad está regulada por secreciones de la hipófisis, glándula situada en una cavidad craneal debajo de la base del cerebro, a su vez, la hipófisis está controlada por el hipotálamo, que tiene el papel de interconectador entre el sistema nervioso y el sistema endocrino.

La presencia de andrógenos desempeña un papel clave en la sensibilidad de los genitales y en la intensidad de las reacciones sexuales, también son los principales determinantes biológicos del impulso sexual.

En general, la testosterona es la hormona que determina las características distintivas de los varones. Su secreción después de la pubertad hace que el pene, el escroto y los testículos aumenten unas ocho veces su tamaño hasta la edad de veinte años.

Además, la testosterona es la responsable de que se desarrollen los “caracteres sexuales secundarios” del varón que empiezan en la pubertad y terminan en la madurez.

Estrógenos y Progesterona

Conocidas como las hormonas sexuales femeninas porque las mujeres las producen en mayor cantidad en los ovarios. Los varones también las fabrican en sus testículos, aunque en una cantidad considerablemente menor. Los estrógenos propician la congestión de los genitales y de los tejidos circundantes, así como la producción de lubricación, durante la fase de excitación de la respuesta sexual.

Los estrógenos y la progesterona favorecen en la mujer, el desarrollo de los genitales y de los “caracteres sexuales secundarios”.

Las hormonas sexuales influyen mucho en la salud, tanto para bien como para mal, ya que, por un lado, mantienen la fortaleza del corazón y de los vasos sanguíneos y favorecen el crecimiento firme y robusto de los huesos, pero por otra parte, pueden acelerar la extensión de los cánceres de mama o del aparato reproductor.


ANATOMÍA Y FISIOLOGÍA DEL PLACER

Durante los procesos de la respuesta sexual humana el organismo a nivel neurológico, endocrino y fisiológico, sufre una serie de fenómenos que se plasman en las sensaciones y percepciones de nuestro cuerpo cuando hablamos de placer, excitación u orgasmo.

Es quizá el proceso más complejo y curioso de nuestro organismo, posible fundamentalmente, por reacciones vasculares y musculares que regidas por órdenes neurológicas forman un complejo sistema de reflejos que afecta a los órganos sexuales y al sistema nervioso.

Éste proceso fisiológico es prácticamente igual entre varones y mujeres, las diferencias que se encuentran están relacionadas con nuestra diferenciación sexual.

Siguiendo las fases de la respuesta sexual humana descritas por Masters y Johnson, excitación, meseta, orgasmo y resolución, es muy difícil delimitar a nivel fisiológico las fases de meseta y excitación ya que los procesos fisiológicos son los mismos, variando sólo su intensidad.

Debido a esto, hay autores que para describir los procesos fisiológicos que se producen durante la respuesta sexual hablan de período de intumescencia, orgasmo y período de tumescencia.

 Período de intumescencia

Comienza ante la aparición del estímulo sexual, sea éste del tipo que sea. Esta estimulación puede ser:

- Psicógena: excitación de los centros específicos cerebrales. Puede producirse a dos niveles:
o Interno: a través de fantasías e imágenes eróticas ya sea porque aparecen
espontáneamente o provocadas voluntariamente. o Externo: a través de estimulación táctil, visual, auditiva u olfatoria.

- Reflexógena: estimulación de los órganos genitales de manera directa o a través de impulsos orgánicos.

Las órdenes nerviosas de nuestro cerebro ante la estimulación, provocan una vasodilatación con el objetivo de llevar gran cantidad de concentración sanguínea a los genitales.

Este proceso tiene como principal consecuencia en los varones la erección del pene y en las mujeres la lubricación vaginal.

La erección consiste en el aumento y la rigidez del pene. Se trata de un proceso fundamentalmente neurovascular, debido al aumento de la presión arterial intracavernosa. Si bien no es posible describir completamente su complejo mecanismo, parece que intervienen fundamentalmente acciones de tipo muscular y vascular, destacando como factor principal el aumento de aporte sanguíneo.

Se produce también un aumento de volumen del cuerpo esponjoso de la uretra y el glande, manteniéndolo a su vez suave y flexible para facilitar el paso del semen a través de la uretra.

En la lubricación vaginal se produce una vasodilatación refleja por órdenes neurológicas que afectan principalmente al tercio inferior de la vagina. A consecuencia de esto, se intensifica el color de los labios menores y comienza la trasudación (aparición de humedad) en las paredes vaginales. A medida que ésta aumenta, forma una capa continua y brillante en la vagina que da lugar a la lubricación. La vagina a su vez, se expande haciéndose más hueca y grande.

En este momento los estrógenos son fundamentales, ya que hacen aumentar el cauce vascular vaginal, favoreciendo la emisión de lubricante.

Además de la erección del pene y la lubricación vaginal, durante este periodo aparecen otros fenómenos determinados fundamentalmente por reacciones vasculares y musculares regidas por ordenes neurológicas. Éstos se pueden dividir en:

- Genitales: afectan directamente a los genitales.
- Extragenitales: afectan a diferentes partes del cuerpo.

Fenómenos genitales:

Vasculares

La vasodilatación provoca en varones y mujeres una congestión vascular que se manifiesta en los genitales a modo de calor, rubor y tumefacción, muy similares a una reacción inflamatoria. Los genitales se enrojecen, aumentan su volumen y temperatura.

Musculares

A nivel muscular se producen una serie de contracciones que contribuyen entre otras cosas, a la separación de los labios mayores, la contracción de las bolsas escrotales y la elevación del pene.

Glandulares

En los varones, las glándulas de Cowper intervienen produciendo el líquido preeyaculatorio. En las mujeres, las glándulas de Bartolino, producen la lubricación preorgásmica.

Fenómenos extragenitales:

Son aquellos procesos fisiológicos que afectan al resto del organismo.

Vasculares

Se produce una vasodilatación general que se manifiesta especialmente enrojeciendo la piel.

Musculares

Prácticamente entra en funcionamiento toda la esfera motriz afectando por un lado a los músculos denominados esqueléticos, que posibilitan el mantenimiento de determinadas posturas y por el otro a los músculos lisos que influyen en la dilatación bronquial, contracción de la areola de los senos, midriasis, etc.

Cardiorrespiratorios

Se producen modificaciones cardiorrespiratorias que van incrementándose a medida que aumenta la tensión sexual en forma de taquicardia (aumento de la frecuencia y amplitud del latido cardiaco), incremento de la presión arterial y taquipnea (aumento de la frecuencia y amplitud de los movimientos respiratorios).

Glandulares

Se intuye que la estimulación glandular es mayor de la que se tiene constancia, se conoce el aumento de la secreción salivar y lacrimal.


Neurológicas

Con respecto a la activación neurológica intervienen tanto el sistema simpático como el parasimpático. Éstos sistemas nerviosos en principio son antagónicos y no podrían actuar de manera simultánea si no fuera porque el hipotálamo entra en funcionamiento con el fin de equilibrarlos y evitar consecuencias desastrosas para el organismo.

Intervienen en esta fase la medula espinal, el tálamo y la corteza parietal entre otros elementos del cerebro y del sistema nervioso.

Todos éstos fenómenos neurológicos no serian posibles sin la intervención de los neurotransmisores. Los principales en este período son, la serotonina, la dopamina, la noradrenalina y la adrenalina.

Los fenómenos descritos en esta fase se van intensificando hasta dejar las estructuras genitales y extragenitales dispuestas para el desencadenamiento del orgasmo.


 Orgasmo

Es muy difícil hablar del orgasmo, ya que ni siquiera los científicos han logrado definir y concretar claramente el concepto.

Desde un punto de vista fisiológico podemos ofrecer una descripción de lo que hasta ahora se ha podido constatar.

El concepto de orgasmo no se puede utilizar como medida para valorar la satisfacción sexual de una persona, ni durante el coito, ni durante la masturbación, ni a lo largo de cualquier conducta sexual. La valoración de esa sensación que llamamos orgasmo, es absolutamente subjetiva e individual.

El orgasmo viene marcado por el final del periodo de intumescencia y en él se encuentran presentes el cuerpo y la mente.

Fenómenos genitales

Desde el punto de vista fisiológico y a nivel genital, el orgasmo es fundamentalmente un reflejo.

Los centros neurológicos que intervienen son fundamentalmente, la médula espinal, el tronco del encéfalo y el sistema límbico.

A nivel motor se pueden observar dos fases claramente diferenciadas que incluso pueden darse la una sin la otra, por ejemplo, se puede eyacular y no sentir un orgasmo.

Primera fase

En el varón produce especialmente la contracción del canal deferente, vesículas seminales, próstata y uretra. Esto hace que sea posible la progresión del esperma.

En la mujer se produce la contracción del útero y del tercio superior de la vagina.

Segunda fase

En el varón se produce la contracción rítmica de los músculos del perineo, produciéndose la expulsión del semen.

En la mujer se produce la contracción rítmica de los músculos del perineo y del tercio superior de la vagina.

Con esta segunda fase se completa el circuito orgásmico.

Fenómenos extragenitales

En líneas generales se acentúan los fenómenos descritos en el período de intumescencia:

- Aumenta el enrojecimiento de la piel, haciéndose más evidente en la mujer que en el varón.
- Se producen espasmos y contracciones involuntarias a nivel muscular.
- Se acentúa la taquipnea, aumentando considerablemente el ritmo respiratorio.
- Se eleva la presión sanguínea.
- Aumenta la taquicardia pudiendo llegar a 180 latidos por minuto.

 Período de detumescencia

Una vez que se ha completado el ciclo fisiológico descrito, los órganos implicados comienzan a volver a su estado anterior a la excitación.

Esto puede ser más rápido o más lento dependiendo del tiempo que duró el periodo de la intumescencia, la intensidad, las reacciones individuales y las variaciones que se producen en cada momento.

En ésta fase destacan las reacciones respiratorias sudorales y el periodo refractario posterior (necesidad que tiene el organismo de reposo antes de volver a iniciar el ciclo), especialmente en los varones.

Ir a agendaConsulta de materialVolver

Aviso Legal| Privacidad de datos| Mapa web

© 2014 Federación Mujeres Jóvenes ·C/ Bravo Murillo, 4 local, oficinas 6 y 7, 28015 Madrid · Telf. 91.164.03.68 · mujeresjovenesf@yahoo.es