CONGRESO BEIJING+25: ¿Qué nos queda por hacer en la Unión Europea?

CONGRESO BEIJING+25: ¿Qué nos queda por hacer en la Unión Europea?

En este segundo artículo os ofrecemos un análisis de la Unión Europea, en qué punto estamos y cómo se enlaza la Plataforma Beijing+25 en la Agenda 2030 de Desarrollo Sostenible. Además podréis consultar todos los estudios y materiales presentados en el Congreso del 28 de septiembre.

En qué punto está la Unión Europea

A nivel mundial y, en especial en la Unión Europea, hemos sido testigos de algunos progresos, pero el cambio real es lento e insuficiente. Hoy en día, ningún país ha logrado la igualdad de género plena. Los obstáculos no proceden sólo de la cultura de cada país, sino también de las legislaciones e instituciones que ostentan o han ostentado el poder estos últimos años. Y el resurgir y formación de diferentes grupos ultraderechistas nos coloca, en muchos casos, en procesos de retroceso de medidas para conseguir la igualdad de género en la Unión.

Son varios los organismos que se encargan de promover y establecer programas para la consecución de la igualdad en la Unión Europea. En la jornada pudimos conocer los estudios y campañas del Instituto Europeo para la Igualdad de Género (EIGE), la Comisión de Igualdad de Género y la División de Igualdad de Género de la Unión Europea. A modo de resumen os presentamos algunos de los datos vistos durante la jornada, que nos ayudan a delimitar un poco en qué situación nos encontramos las mujeres y las niñas y, hacia donde deben ir los diálogos y esfuerzos de la sociedad civil y de los organismos públicos.

Los números reales en la UE pudimos verlos de la mano de Helena Morais, representante del Instituto Europeo para la Igualdad de Género (EIGE), que nos trajo el Índice de Igualdad de Género presentado en 2017, que incluye la información recogida entre 2005 y 2015. Aunque pensemos que los números han podido variar mucho en estos dos años, nos sirve de referencia del avance lento de la UE en igualdad de género y de las diferencias entre países.

 

Vídeo resumen del Gender Equality Index 2017

 

Algunos datos extraídos de este estudio, nos muestran que en el decenio entre 2005 y 2015, el Índice de la UE sólo mejoro en 4 puntos, habiendo diferencias sustanciales entre los miembros de forma individual. Las seis dimensiones principales de las que consta el estudio, y podéis consultar en detalle en la web son: poder, tiempo, conocimiento, salud, dinero y empleo. Como dato a resaltar, han crecido las desigualdades de género en el tiempo que se dedica a realizar las labores domésticas y los cuidados o actividades sociales.

Esta edición del Índice tiene un enfoque interseccional, lo que nos ha permitido conocer las intersecciones entre el hecho de ser hombre o mujer y la edad, la educación, la composición de la familia, el país de nacimiento o la discapacidad. Factores que afectan a la situación de vulnerabilidad de las personas (en especial mujeres) en diferentes medidas.

En nuestra línea de trabajo de mujeres jóvenes, encontramos en este índice que los estereotipos en la elección de asignaturas y/o carreras profesionales siguen muy presentes en nuestra juventud. En concreto el mundo digital, en el que desarrollamos nuestro programa de Mujeres Tecnológicas, presenta diferentes riesgos y oportunidades según el género (body shaming, sexting, ciberviolencia, radicalización o fake news, en otros); os detallaremos los resultados de su estudio “Gender equality and youth: the opportunities and risks of digitalisation” (2018) en otro artículo.

La ponente Caterina Bolognese, Jefa de la División de Igualdad de Género del Consejo de Europa y Secretaria de la Comisión de Igualdad de Género, nos mostró la campaña del Consejo “Sexism: See it. Name it. Stop it” que podéis ver resumida en el siguiente vídeo y en su web. Viendo cómo las mujeres jóvenes son uno de los grupos que recibe mayores muestras de sexismo en las diferentes áreas de su vida.

 

 

Plataforma de Acción Beijing y Agenda 2030 en la UE

La Agenda 2030 de las Naciones Unidas surgió en 2015 ante la necesidad de un financiamiento integral para el desarrollo e instaba a los países a un Desarrollo Sostenible. Desde la Unión Europea y España, en concreto, han manifestado su firme compromiso con esta tarea. De hecho, los ODS figuran en cada una de las diez prioridades de la Comisión Europea. Las acciones clave de la UE para la aplicación de la Agenda 2030 serían:

  • “Incluir los Objetivos de Desarrollo Sostenible en las políticas e iniciativas de la UE a todos los niveles, con el desarrollo sostenible como principio rector esencial de todas las políticas de la Comisión Europea.
  • Presentar informes periódicos de los avances de la UE a partir de 2017.
  • Impulsar la aplicación de la Agenda 2030 junto con los gobiernos de la UE, el Parlamento Europeo, las demás instituciones europeas, las organizaciones internacionales, las organizaciones de la sociedad civil, los ciudadanos y otras partes interesadas
  • Poner en marcha una plataforma multilateral de alto nivel que apoye el intercambio de las mejores prácticas en materia de aplicación entre los distintos sectores a escala nacional y de la UE.
  • Concebir una visión a más largo plazo para después de 2020”.

En 2019, la Comisión publicó un documento de reflexión titulado “Hacia una Europa sostenible 2030”, donde se subrayó la importancia fundamental de este desarrollo sostenible para la Unión, y el interés en seguir siendo un referente en la aplicación de la Agenda y de los 17 ODS. El Consejo instó a “acelerar la aplicación de la Agenda 2030 tanto a nivel mundial como interno, como prioridad general de la UE, en beneficio de sus ciudadanos y en defensa de su credibilidad en Europa y en el mundo”.

Al igual que la Plataforma de Beijing, la Agenda 2030 y los objetivos ODS incluyen la igualdad de género entre sus objetivos. El ODS 5 en concreto se refiere a lograr la igualdad de género y el empoderamiento de las mujeres y las niñas, aunque la igualdad es transversal y necesaria en los 17 objetivos. En este sentido, desde ONU Mujeres han presentado el informe “Hacer las promesas realidad: La igualdad de género en la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible” en 2018, que hace “seguimiento de las tendencias mundiales y regionales con miras a la consecución de los ODS para las mujeres y las niñas sobre la base de los datos disponibles, y ofrece orientación práctica para la ejecución de políticas sensibles al género y los consiguiente procesos de rendición de cuentas”.

En relación con Beijing, como nos explicaron las embajadas que ostentarán la Presidencia del Consejo de la UE este año y durante el aniversario de Beijing, todos los años se piden informes de una de las doce áreas de la Plataforma de Acción de Beijing.

Las 12 áreas por orden son: mujeres y pobreza; educación y formación de las mujeres; salud y mujer; violencia contra las mujeres; mujeres y conflictos armados; mujeres y economía; mujeres en el poder y en los procesos de decisión; mecanismos institucionales para el avance de las mujeres; Derechos Humanos de las mujeres; mujeres y medios de comunicación; mujeres y medio ambiente; y por último, las niñas. Podéis consultar los resultados de los últimos años en las diferentes áreas y el informe Beijing+20 en su web.

Como hemos visto, los diferentes estudios e informes nos muestran una realidad bastante alejada de los compromisos adquiridos en Beijing en 1995, y un largo camino por recorrer para llegar a la Agenda 2030 en la Unión Europea. ¿Qué podemos hacer al respecto desde la Sociedad Civil para exigir a las instituciones que cumplan sus promesas y acuerdos?

Enlaces de interés y documentos vistos en el artículo: